Kathedräle Gothikä

viernes, 12 de noviembre de 2010

El Capitan Reginaldo Alzarraga encuentra a Preciosisima Rosario en brazos de...

Os confieso que me asombre de la actitud del Capitan, que en su persistencia , todo lo que pasare por su talante y estilo en uno u otro momento, la racha cambiaria.
Paso a relatarles...
Cuando el Bergantin llega a la costa , el Capitan Reginaldo baja y su criado lo ayuda.
Toma su arcon de ropaje y acompaña a su amo que directamente caminaba a paso apresurado a la vivienda de Preciosisima Rosario.
Una ola de presentimiento corria en su sangre y era de mal aguero.
Al llegar, abre la puerta abruptamente.
Rosario estaba en el lecho, en brazos de el comerciante en telas, Don Narciso.
Ella sorprendida y medio desnuda corre a pedir disculpas
- Os ofrezco amado mio, ajustar mi vida y todo lo que soy sera a vuestra voluntad.
Mientras...apresurado Don Narciso toma sus ropas y corre a vestirse al pasillo  mientras los amantes discuten.
La voz de ella suena avergonzada pero las malas sombras la envuelven y perfidamente se acerca a el , que lleno de colera aun no podia reaccionar y Rosario comenzo a desnudarse mas aun de lo que estaba.
Pueden ustedes creer que el se arrodillo y llorando alcanzo con sus manos a tocarles sus pechos que se ofrecian  casi desnudos para su placer.
Y en ese silencio de la tarde , comenzo Reginaldo a besar a Rosario que solo pretendia acallar su culpa y tranquilizarlo a el ,que estaba con sus sentimientos reprimidos por la indignacion, ahora estaba arrebatado de sentimientos apasionados.
Es sabido que el cariño todo lo perdona pero hasta que  punto ?...no lo se.
Ella falseaba el animo y en el calor del orgasmo su avaricie no se apago y que mal usa ella su amor.
Ella , sabia que pronto partiria para Lima y falseo su animo de alegria por el de dolor por la partida.
Y el ...le creyo aun asi...
Porque en Lima lo espera El capitan Arevalo y el Gobernador.
El tiene otras metas y aun le escucha decir a su amada, - ¿ me amais tan poco que ya no me quereis ver? y el en su fatiga por tanto amor desenfrenado no responde y quedose dormido.
Ella , la preciosisima Rosario, sintio en lo mas profundo de su ser, que el no volveria ni querria verla mas , luego de lo sucedido.
Y en su alterado arrebato de odio observandolo dormir, tomo la daga y se la hundio en el pecho.
El pobre Reginaldo jamas sabra porque no desperto.




Image and video hosting by TinyPic